09 Mar

España es el séptimo país de la UE que más alimentos derrocha

Share Button

España es el séptimo país de la UE que más alimentos derrocha.

alimentos

¿Te vienen bien 1.000 euros? Pues igual deberías empezar por no tirarlos a la basura.Sí, lo haces, aunque no seas consciente.Cada año. Y sólo en comida que compras… pero nunca consumes al final. Del frigo al cubo de la basura.

Una familia española común (sea eso lo que sea) gasta unos 4.200 euros anuales en la compra de comida. Pero no consume el 25% de esa comida. España es el séptimo país de la UE que más alimentos derrocha, cerca de 80 kilos anuales por hogar, o lo que es lo mismo, más de 1.000 euros al año.

En porcentaje, el pan es lo que más tiramos a la basura. Compramos de más y, cuando se pone duro, suele acabar en el contenedor. Según un estudio deHispacoop, la Confederación Española de Cooperativas de Consumidores y Usuarios, el 19,3% de la comida que tiramos es pan, cereales u otros alimentos relacionados con la bollería.

Las frutas y verduras son el otro gran tipo de alimentos que tiende a ser tirado a la basura (16,9%).En muchos casos no sabemos conservarlas bien. ¿A quién no se le ha puesto malo un limón en la nevera? Y el 13,3% de los alimentos que tiramos son lácteos. Leche, yogures, quesos y derivados, se nos pasan más de lo que nos gustaría.

Un reciente estudio de la Comisión Europea, calcula que los europeos tiramos una media de 123 kilos de comida al año. O dicho de otra manera, el 16% de todos los alimentos que llegan a manos de los consumidores. Cerca del 80% de estos despercidios -unos 97 kg- serían «evitables». El dato en nuestro país no es tan elevado. Nuestra media se queda en 80 kilos al año, siendo el séptimo país con más desperdicios de comida.

Pero, ¿cómo podemos evitar este gasto?

El Magrama (Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente) da 10 recomendaciones para frenar el desecho de alimentos:

  1. Planifica tu menú. No improvises.
  2. Haz una compra inteligente: revisa la despensa y el frigo. Haz una lista y no compres más de lo necesario.
  3. Ten en cuenta el presupuesto y recuerda: ¡tirar comida es tirar dinero!
  4. Conserva adecuadamente la comida según sus necesidades de frío.
  5. Consume la comida por orden de entrada. La más antigua, primero.
  6. Ajusta las raciones.
  7. Aprovecha las sobras.
  8. Tira a la basura sólo lo que sea imposible de aprovechar.
  9. Si comes fuera de casa, lleva tu propio tupper. Te ayudará a ahorrar dinero aprovechando las sobras.
  10. Si vas a un resturante pide con moderación y no dudes en pedir las sobras en un envase para llevar.

El ahorro empieza en tu nevera

Decirlo es fácil, pero no siempre sabemos sacar el mejor partido a nuestro frigorífico. Zaimo, la plataforma de créditos online, ha realizado también una serie de recomendaciones para que aprovechemos al máximo la comida que compramos.

  1. Coloca los alimentos por fecha de caducidad: No te obsesiones con esto, pero intenta tener tu frigo organizado. Por ejemplo, coloca los alimentos más perecederos delante de los que duran más. Fíjate en la fecha de caducidad (si repones algo y todavía tienes, colócalo detrás) es uno de los motivos fundamentales para el derroche de alimentos en casa.
  2. Organiza los alimentos según la temperatura que necesitan: Los cajones del frigorífico tienen un motivo, sí. Cada alimento tiene su sitio específico. Si compras carne o pescado, colócalos siempre en la zona más fría del frigo; los lácteos y embutidos no necesitan tanto frío, así que puedes ponerlos en la parte central o superior; las frutas y verduras (de lo que más tiras a la basura), han de ir dentro de los cajones porque un exceso de frío puede estropearlas antes de tiempo.
  3. Conserva los alimentos de forma adecuada: Hazte amigo de los tuppers. Los alimentos en recipientes herméticos o envueltos, duran más. Evitas, además, que ciertos productos puedan “intoxicar” a otros manteniéndolos bien separados. Uno de los errores más habituales es colocar juntos los alimentos cocinados y los crudos, recuerdan desde Zaimo.
  4. Evita sobrecargar la nevera: Comprar para todo el invierno puede parecerte una buena idea, pero en realidad no tiene mucho sentido. Los alimentos tienen que ‘respirar’ y, además, cuanto más llena está la nevera, más energía hace falta para enfriarse.
  5. Aprovecha el congelador: Antes de tirarlo al cubo de la basura, piensa si ese alimento puede reutilizarse en otro plato. Igual no mañana. Para eso tienes el congelador.
  6. Limpia el frigorífico con frecuencia: Los expertos recomiendan hacerlo mensualmente. Y es que un frigo sucio puede hacer que un alimento no se conserve de manera adecuada y, ojo, puede terminar poniéndote enfermo.

Fuente: elmundo

 

Contacto: info@deimosestadistica.com Deimos Estadística SL B90375460 © 2013 - Todos los Derechos Reservados